Olof Palme, el carismático primer ministro de Suecia que plantó cara a EE.UU. y a la URSS y cuyo asesinato traumatizó al país durante décadas

16 Junio, 2020
Olof Palme fue asesinado mientras caminaba un viernes por la noche en la calles más transitada de la capital sueca. Olof Palme fue asesinado mientras caminaba un viernes por la noche en la calles más transitada de la capital sueca. GETTY IMAGES

Por BBC MUNDO

bbc

A Olof Palme lo mataron mientras caminaba por la calle más transitada de Estocolmo.

Era un viernes por la noche y él era el primer ministro de Suecia.

Acababa de salir de un cine junto a su esposa Lisbet. La pareja no estaba acompañada por guardaespaldas pues Palme insistía en llevar una vida lo más normal posible por lo que esa noche, al igual que en muchas otras ocasiones, había prescindido de la protección policial.

Concluida la función, el matrimonio caminaba de regreso a casa cuando a las 23:21 horas un hombre se les acercó por detrás, disparó varios tiros por la espalda a quemarropa antes de empezar a correr y desaparecer por una de las calles adyacentes.

El primer ministro cayó al suelo fulminado al instante.

Aunque Palme estaba acompañado por su esposa y en la misma calle hubo decenas de testigos que dijeron haber visto a un hombre alto hacer los disparos y huir del lugar, nunca se halló al culpable y Suecia ha vivido durante décadas con el trauma y la incertidumbre de no saber a quién responsabilizar por lo ocurrido aquel 28 de febrero de 1986.

Placa que señala el lugar donde fue asesinado Olof PalmeGETTY IMAGES / Los suecos siguen llevando flores al lugar donde fue asesinado Olof Palme.

Este miércoles, 34 años después de aquella fatídica noche, la Fiscalía General de Suecia identificó como sospechoso del crimen a Stig Engström, quien fue interrogado como testigo en la primera etapa de las indagaciones, pero que en 2018 se volvió el centro de una investigación policial sobre el caso.

Engström trabajaba en la compañía de seguros Skandia, cuyas oficinas centrales están ubicadas cerca del lugar del homicidio.

La policía empezó a indagar sobre él hace dos años, luego de que una investigación periodística revelara que él tenía entrenamiento en manejo de armas de fuego, era amigo de un hombre que tenía una colección de armas cortas y tenía fascinación por los revólveres Magnum, y empezó a conocerse como "hombre Skandia".

Sin embargo, no van a poder presentar cargos contra él, ya que se suicidó en el año 2000, lo que conlleva el cierre del caso.

La muerte de Palme tuvo gran repercusión pues, más allá de las condiciones trágicas en las que murió, este primer ministro sueco había dejado un legado tanto por sus políticas progresistas como por sus valientes posturas en política exterior, ya que en plena Guerra Fría se atrevía a plantar cara tanto a Estados Unidos como a la Unión Soviética.

Legado progresista

Nacido en 1927 en el seno de una familia de clase alta con conexiones con la aristocracia, Palme se unió en 1949 al Partido Social Demócrata que empezó a liderar en 1969 tras suceder a su mentor Tage Erlander.

"Palme fue formado como político por Tage Erlander, que es uno de los padres del sistema de bienestar sueco. Yo diría que él tomó e hizo avanzar las políticas de Erlander", dice a la BBC Anna Sundstrom, secretaria general del Centro Internacional Olof Palme.

Tage ErlanderGETTY IMAGES / Tage Erlander es considerado como uno de los creadores del estado de bienestar sueco.

Entre 1969 y 1976, Palme ocupó por primera vez el cargo de primer ministro, al que luego retornaría en 1982 hasta su muerte.

Durante sus gobiernos, expandió la cobertura del sistema de salud y del sistema de bienestar, hizo grandes inversiones en educación, aumentó el poder de los sindicatos y despojó a la monarquía sueca de todo poder político formal.

Según Sundstrom, una de sus reformas más importantes fue la creación de guarderías infantiles y de centros de educación prescolar, lo que facilitó la entrada de las mujeres al mercado laboral y sirvió para promover la igualdad de género.

Activismo internacional

En la arena internacional, Palme se destacó por defender valores progresistas sin importar a quién debía enfrentarse.

Así, por ejemplo, fue un duro crítico de la invasión soviética de Checoslovaquia en 1968, pero también cuestionó los bombardeos de Estados Unidos sobre Vietnam, y hasta incluso llegó a compararlos con los campos de concentración nazis durante la II Guerra Mundial.

Protesta en Praga contra la invasión soviética.AFP / Palme criticó abiertamente la invasión soviética de Checoslovaquia.

Esta última comparación no cayó bien en Washington, lo que llevó a un breve congelamiento de las relaciones bilaterales.

"No me arrepiento porque en este mundo tienes que hablar bastante alto para hacer que alguien escuche. No puedo permanecer callado en este tema", dijo en 1973 al diario The New York Times.

Olof Palme en 1973GETTY IMAGES / Olof Palme criticaba abiertamente a gobiernos extranjeros tanto de izquierda como de derecha.

Sus críticas abiertas iban más allá de las superpotencias.

Palme tildaba de racista al régimen de apartheid en Sudáfrica y financiaba al Congreso Nacional Africano (CNA) de Nelson Mandela, denunciaba el régimen fascista de Francisco Franco en España como "malditos asesinos" y hacía campaña en contra de la proliferación de armas nucleares.

Además fungió como mediador de paz durante la guerra entre Irak e Irán en la década de 1980.

Sus posturas y acciones le ganaron adeptos y detractores por igual.

Los empresarios y los liberales en Suecia estaban muy molestos por sus reformas, mientras que sus abiertas y frecuentes críticas a gobiernos extranjeros le granjearon no pocos enemigos.

"Era casi como si o lo amabas o lo odiabas. Había un resentimiento muy, muy fuerte, en especial en la derecha. Hoy, cuando hablamos sobre la fuerte retórica en redes sociales contra los políticos, todo eso ya lo habíamos visto en Suecia durante la era Palme", señaló Sundstrom.

"Pero él también era muy respetado y querido por un gran segmento de la población sueca", agregó.


Línea

Las cuatro versiones de su muerte

Durante años, la muerte de Palme dio origen a innumerables especulaciones, una de ellas señalaba a quien este miércoles la fiscalía identificó como probable autor, Stig Engström.

Las hipótesis sobre la autoría fueron desde la KGB, la CIA y el Mosad, hasta el régimen del apartheid de Sudáfrica en connivencia con la ultraderecha sueca, pasando por los nacionalistas kurdos.

Funeral de Olof Palme.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa muerte de Olof Palme dejó conmocionada la sociedad sueca.

Sin embargo, además de la del "hombre Skandia", estas tres eran las teorías a las que se atribuyó mayor peso:

1. La primera de estas fue formulada por el primer jefe del equipo de investigación del caso, quien creía que la muerte del primer ministro estaba relacionada con el movimiento independentista kurdo PKK. En aquel momento, el PKK estaba implicado en una lucha guerrillera en contra del Estado turco y había sido declarado por Palme como "organización terrorista".

2. La segunda teoría fue esbozada en 1996 y apuntaba hacia la posibilidad de que Palme hubiera sido asesinado por un expolicía sudafricano debido a sus denuncias contra el apartheid y a su apoyo al CNA de Mandela. Investigadores suecos viajaron ese año a Sudáfrica pero no hallaron evidencias que respaldaran la acusación.

3. La tercera teoría sugería que la muerte estuvo relacionada con un acuerdo para que la empresa de armas sueca Bofors vendiera piezas de artillería al gobierno de India durante las décadas de 1980 y 1990.

Años después de la muerte de Palme se supo que la empresa sueca había pagado sobornos a varios intermediarios en India para obtener el contrato y que el escándalo implicaba al primer ministro de ese país Rajiv Gandhi.

"Podría ser que Palme descubriera que la empresa Bofors era corrupta el mismo día de su muerte. Eso le daría a los intermediarios detrás de esa negociación un fuerte incentivo para matarlo", dijo a la BBC Jan Bondeson, autor del libro "Sangre en la nieve: el asesinato de Olof Palme".

Línea

Una investigación fallida

La pesquisa inicial sobre la muerte de Palme estuvo plagada de errores.

La policía no acordonó debidamente la escena del crimen y, durante las horas siguientes al suceso, estableció restricciones de paso en una parte muy pequeña de las adyacencias.

Lugar del asesinato de Olof Palme fotografiado el 1 de marzo de 1996.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas fallas de la policía al momento de acordonar el lugar del crimen perjudicaron la investigación criminal.

Las medidas de seguridad eran tan débiles que hubo personas que cruzaron el cordón policial y caminaron hasta el lugar donde aún estaba la sangre de Palme para dejar flores en su memoria.

Además, se permitió que los testigos abandonaran el lugar antes de ser interrogados.

La policía fue incapaz de recuperar huellas de la escena del crimen porque los trabajadores retiraron la nieve.

Y las dos balas que se recuperaron del ataque no fueron halladas por agentes, sino por transeúntes. Una de ellas, varios días después del asesinato.

En 1988, la policía arrestó a Christer Pettersson, cuya apariencia física coincidía con la descripción que los testigos habían dado de una persona que había sido vista con actitud sospechosa cerca del lugar donde Palme fue asesinado.

De hecho, durante una ronda de reconocimiento, Lisbet Palme le identificó como el asesino.

Olof Palme y su esposa Lisbet en 1982Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionOlof Palme junto a su esposa Lisbet.

En 1989, Petterson fue condenado y sentenciado a cadena perpetua.

Su abogado apeló inmediatamente y destacó que Pettersson no tenía ningún motivo para cometer el asesinato y que las autoridades ni siquiera habían hallado el arma usada en el crimen: un Magnum calibre .357.

Así, cuando apenas había cumplido tres meses de castigo, los tribunales revocaron la condena y ordenaron pagar una compensación por US$50.000 a Pettersson, quien murió como un hombre libre en 2004.

El homicidio de Palme causó un gran trauma en la sociedad sueca que derivó en la formulación de decenas de teorías sobre lo ocurrido. Esta obsesión colectiva recibió el nombre de Palmes sjukdom o la enfermedad Palme.

Durante las investigaciones tras su muerte las autoridades realizaron unos 10.000 interrogatorios y desde entonces 134 personas se han atribuido la responsabilidad por el asesinato.