El entramado de Álvaro Augusto Vargas Bravo y el alto precio de los recibos de la energía en la Costa Atlántica

20 Mayo, 2024
  • Según el mercader Álvaro Augusto Vargas Bravo, propietario de la empresa VP Ingenergía S.A.S. E.S.P., autoproclamado “zar del gas” en el país,  yo estoy publicando informaciones falsas para afectar el buen nombre y la reputación de su empresa, VP Ingenergía S.A.S.


Por ALFREDO SERRANO

 Suerte parecida a la de la empresa Turgas, es la que hoy está corriendo la multinacional canadiense Canacol Energy, con el señor Vargas Bravo, pues este sujeto se les está quedando con millones de dólares a través de múltiples artimañas.

Una denuncia penal reveló que Álvaro Augusto Vargas Bravo, junto a su esposa Patricia Cristina Peña Anaya y su asistente Darlyn Yesenia Neira Caro, contrataron la compraventa de gas con la empresa Canacol Energy, recibieron el gas, suministro avaluado millones de dólares, comercializaron el gas con Termobarranquilla – Tebsa -, captaron el dinero pagado por esta termoeléctrica, y no le pagaron los millones de dólares a Canacol Energy, luego rechazaron las facturas emitidas por la productora de gas, y  dieron orden de no pago en la fiduciaria Itaú y, no contento con ello, paso seguido, sustrajeron los recursos de la fiducia y dejaron a Canacol Energy sin el gas y sin los dólares.

Contrario a lo que dice Vargas Bravo, él, su esposa y su asistente, SÍ están siendo investigados por la Fiscalía como consecuencia de las denuncias que por estafa, especulación y concierto para delinquir ha presentado el apoderado de Canacol Energy y que cursa como “priorizada” ante la Dirección Seccional de Bogotá.

Dice el pillo de Vargas Bravo, en las tutelas que ha presentado en contra de este periodista y que ha perdido en primera y segunda instancia, que lo que existe es una controversia contractual por la que presentó una demanda arbitral en contra de Canacol Energy (lo mismo del tumbe a Turgas) ante el no menos sospechoso Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Bogotá, la misma en donde al señor Elkin Darío Yepes Ceballos, dueño de Turgas S.A. E.S.P., se le envolataron los $23 mil millones de pesos que terminaron en el bolsillo de Álvaro Augusto Vargas Bravo.

Lo anterior significa, que estamos en la antesala de ver nuevamente cómo el inocente, Álvaro Augusto Vargas Bravo, dueño de la empresa VP Ingenergía S.A.S. E.S.P., en “términos legales”, o mejor ilegales, se va a quedar con los millones de dólares que le adeuda a Canacol Energy, dinero que usurpó de la fiducia que en  Itaú, ¿A propósito y al banco Itaú quien lo ronda, en este tumbe?

Vargas Bravo en lugar de cumplir cabalmente con sus compromisos empresariales se dedica a “ganar” los pleitos y a tumbar empresas del sector del gas, en la Cámara de Comercio de Bogotá. Acá algo huele muy mal.

Señor Vargas Bravo, espero que por las alertas que estoy dando a conocer no siga poniéndose “muy bravo” con este periodista, porque recuerde que esta investigación descubrió un secreto mail en dónde usted manda a cotizar con un caballero que hoy es magistrado de la República, cuánto valía la vuelta para poder sobornar a sus árbitros en el litigio con el señor Elkin Darío Yepes Ceballos, dueño de Turgas S.A. E.S.P., a quién usted le arrebató la suma de $23 mil millones de pesos y eso que era su socio, ¿qué tal si no lo hubiese sido?

En el escandaloso mail, enviado por el hoy magistrado, éste le dice a su interlocutor que la tarea se podía hacer con éxito, pero le subrayó que esa diligencia, sólo por hacer el contacto, o sea lo que era para él, para el intermediario, para el que hacía la “vuelta” de perfeccionar el contacto entre corruptor y corrompidos, correspondía a una suma del 1.5% del valor total de la sentencia final, es decir, si Elkin Darío Yepes Ceballos, dueño de Turgas S.A. E.S.P., debió pagarle $23 mil millones de pesos a Vargas Bravo, la “comisión” para que el agente le llegara a quiénes debían fallar el litigio en contra de Turgas y a favor del controvertido dueño de VP Ingenergía S.A.S. E.S.P., era de $345 millones de pesos.

Le refresco la memoria señor Vargas Bravo, a usted le pareció muy cara la “vuelta” para el torcido y el cobro que hacía el mensajero, hoy flamante magistrado de la República en un alto tribunal.

Es por todo eso que me atrevo a anticipar que lo que usted ha orquestado, nuevamente, es que Canacol Energy corra una suerte parecida a la de la empresa Turgas, no sólo para no pagar y quedarse con los millones de dólares por los que ha sido denunciado por estafa, sino para que, además, al que le salgan a deber es a usted, definitivamente, el mundo al revés, pero esta no es una estrategia aislada, por el contrario, no se trata sólo de no pagarle a Canacol Energy, se trata del negocio de la regasificación de gas importado al que Vargas Bravo y sus amigos le apuntan.

Profundizando en este caso, no resulta aislado que otros actores fundamentales en ese esquema de Vargas Bravo para no pagarle a Canacol Energy su gas, sean Termobarranquilla – Tebsa – y la fiduciaria Itaú, ambos olímpicamente se lavan las manos en esta situación, bajo el escueto argumento que sus relaciones contractuales eran con VP Ingenergía S.A.S. E.S.P., a pesar que la una recibió el gas y la otra recibió el dinero de ese gas, que terminó en las arcas de Vargas Bravo, una cosa son las relaciones contractuales y otras las conductas que pueden rayar en presuntos delitos al facilitar el entramado de un señor como Vargas Bravo, o lo que es peor, que estén encaminadas a sacar a Canacol Energy del camino para poder fortalecer el mercado de gas regasificado, más costoso.

Tal como lo indiqué en mi artículo anterior acerca del caso Vargas Bravo, estuve pidiendo insistentemente la versión de Termobarranquilla, Tebsa, antes de referirme a esa compañía en mis artículos, sin embargo no obtuve respuesta, pese a mis comunicaciones con el doctor Luis Miguel Fernández, Presidente y con Dibian Suárez de la agencia de comunicaciones de Tebsa.

Entiendo que el hecho de no haber sido atendido por los múltiples compromisos del doctor Fernández, razón por la cual continué acudiendo a más fuentes e incluso a sus declaraciones públicas como presidente de Tebsa, las cuales resultan contradictorias con lo que demuestra la cadena de la que hizo parte como cliente y amigo personal de Álvaro Augusto Vargas Bravo en toda la situación con Canacol Energy, amistad que explica en gran medida las preguntas que he venido haciendo y que aún siguen sin respuesta:

¿Por qué Tebsa prefiere comprar más caro el gas revendido por VP Ingenergía S.A.S. E.S.P., cuando eso repercute en las tarifas del mercado energético? 

¿Cuál es el beneficio real de Tebsa al comprarle el gas revendido a VP Ingenergía S.A.S.? o ¿el beneficio es sólo para VP Ingenergía S.A.S. E.S.P.?

¿Por qué siendo Gecelca, entidad del Estado, la socia mayoritaria de Tebsa, con miembros en la junta directiva de esta, permite comprar el gas más caro sólo por beneficiar a VP Ingenergía S.A.S. E.S.P.?

¿Cómo puede ser que de un lado el señor Presidente de la República hable de los planes de la Termoeléctrica de Barranquilla para encarecer las tarifas de energía y de otro lado los funcionarios de Gecelca que están en la junta directiva de Tebsa permitan que se compre el gas más caro a VP Ingenergía S.A.S. E.S.P., si eso repercute directamente en dichas tarifas?

Luis Miguel Fernández ha afirmado en sus declaraciones públicas que durante los últimos cuatro meses de 2023 Tebsa importó más de 800.000 m3 de gas y en los primeros meses de 2024 se acumularon cerca de 200.000 y a su vez “alertó” sobre “la necesidad de realizar gestiones permanentes en la búsqueda de gas nacional a precios competitivos, para contribuir a que el costo de prestación del servicio sea menor”, declaraciones de las cuales, al hacer una lectura detallada, me hace llegar nuevamente a la opinión dada en un artículo anterior producto de mi investigación periodística del mercado de gas y es que el tema VP Ingenergía S.A.S. E.S.P. – Tebsa – respecto del gas no pagado a Canacol Energy no se puede ver de forma aislada, por el contrario podemos estar ante un entramado para afectar a productores de gas nacional y así, generar la inminente necesidad de llenar el mercado colombiano de gas importado y, no precisamente de Venezuela, para hacer el negocio redondo, como bien lo afirmó el señor Presidente Gustavo Petro en el pasado congreso de Naturgas, Y ¡oh sorpresa! ¿Saben quiénes son los del negocito de la regasificadora? Los mismos de las Termo.

Por eso es que Álvaro Augusto Vargas Bravo se pasea campante, vanagloriándose del apoyo incondicional de Termobarranquilla -Tebsa y de sus amigazos Luis Miguel Fernández y José Rosales, en toda la estrategia legal en contra de Canacol Energy, dice que son “socios” en ese pleito en el que se han dado el lujo de contratar a costosísimas firmas de abogados, todo calcado de lo sucedido en el caso Turgás - Cemex, en donde el nombre de los títeres cambia, pero el titiritero es el mismo Vargas Bravo.

Realmente resulta muy conveniente para Termobarranquilla -Tebsa que su aliado VP Ingenergía S.A.S. E.S.P., afecte con el no pago de millones de dólares a un actor del mercado de gas de origen nacional como lo es Canacol Energy, si uno pensara mal, podría concluir que fue un plan muy bien orquestado para justificar tarifas de energía más costosas durante el fenómeno del niño que sabían que se presentaría para este 2024 y así, aprovechando una fuerza mayor que tuvo esa productora de gas por allá en el mes de septiembre del año pasado, hecho que salió en todos los medios de comunicación, acaparar el gas nacional, recibir el gas y no pagarlo. Y digo aprovechando esa situación porque a partir de ahí el discurso de la necesidad de importación de gas ha arreciado  bajo el falaz argumento que no hay gas nacional. El mismo Luis Miguel Fernández ha afirmado en declaraciones públicas que el gas importado que pasa por la regasificadora se incrementó durante los últimos 4 meses del 2023 y en lo que va corrido del presente año.

Y es que esto parece un dejavu; durante el gobierno Santos ya había pasado, con el llamado cargo por confiabilidad de las termoeléctricas, que es como una especie de seguro para épocas de escasez y a la hora de esa escasez no respondieron por ese cargo, que ya se habían embolsillado, alegando que el combustible estaba muy caro por lo que el gobierno de ese momento subió a los colombianos en proporciones importantes los costos de la energía para compensarles y volver a pagarles lo que ya se les había pagado.

¿Cuánto ha recibido Termobarranquilla-Tebsa por cargo por confiabilidad durante los últimos años? Con toda seguridad esa suma, que no alcanzo a dimensionar, permite acabar a cualquiera que se atraviese en su camino y por supuesto da y sobra para que personajes siniestros como Álvaro Vargas Bravo maniobren a su mejor estilo en contra de una empresa como Canacol Energy, haciéndole la tarea a su gran amigo y de paso disfrutando a sus anchas de los millones de dólares que le pertenecen a la productora de gas por las moléculas que ya recibió Tebsa y que VP Ingenergía S.A.S. E.S.P. se niega a pagar amparada en esa “estrategia jurídica” amparada y financiada por su “socio y amigo”.       

El señor Luis Miguel Fernández y su amigo Álvaro Augusto Vargas Bravo tienden a repetir sus esquemas ventajosos, por no llamarlos delictuosos, basta con recordar, en el caso del primero, lo sucedido hacia 2012 con CSL Energía Activa y las afirmaciones de Fernández respecto al terminal de regasificación: “es un terminal, para abastecer a las centrales de gas natural que respaldan el sistema eléctrico de Colombia, en ocho departamentos”, así o más claro el negocio redondo, es el absoluto monopolio del gas para las generadoras de la Costa Atlántica a las que tienen que comprarle el gas el comercio, los industriales, la gente, todo el mundo.

¿De dónde sale ese gas?, ¿cuánto vale la regasificación?, ¿qué papelito nos juegan Termobarranquilla -Tebsa- y personajillos en la cadena como Vargas Bravo?, todo esto lo seguiré investigando con detenimiento y ojalá lo hagan todas las autoridades colombianas.

Siguiendo el hilo de esta investigación periodística, en próximas entregas profundizaré en el otro participante activo en el entramado del presunto tumbe de VP Ingenergía S.A.S. E.S.P. a Canacol Energy, la Fiduciaria Itaú, que era la encargada de administrar los recursos que le depositaba Tebsa para pagar el gas, de Canacol Energy y sus filiales, que le revendía VP Ingenergía S.A.S. E.S.P., fiduciaria que ya tiene experiencia en estos aparentes tumbes, de ello habla lo sucedido con el megaproyecto inmobiliario de la 100 con 7ª en Bogotá.

De Vargas Bravo, se sabe que ahora tiene una empresa de nombre VP Engenergy LLC, en Estados Unidos, deberá saber el porfiado señor que allí que las empresas que buscan hacer negocios en mercados extranjeros deben estar familiarizadas con la FCPA, que prohíbe los pagos corruptos a oficiales extranjeros a los efectos de obtener o mantener un negocio. El Departamento de Justicia es la agencia de aplicación principal, con un papel coordinado representado por la Comisión de Valores y Bolsas (SEC), le recuerdo, porque pronto tendrá noticias de esto, y, es que usted sabe perfectamente lo que sucedió en el caso Turgas, usted sabe perfectamente que los mensajes de correo electrónico existen, usted sabe perfectamente quién era ese intermediario que hoy posa como honorable magistrado de nuestro país, usted sabe lo que está haciendo en este momento para no pagarle a Canacol Energy y repetir la historia de Turgas.

Qué tal su desfachatez señor, Vargas Bravo. Lo que hace el dinero corriendo a borbotones y comprando conciencias pérfidas mientras pretende responsabilizarme por ofender su honra y buen nombre. ¿Qué poder patibulario hay detrás de usted, como para atreverse a despojar dinero ajeno y seguir campante? Ni alias “Jabón” se atrevía a tanto. ¿Estamos acá frente a un pichón de El Padrino?