¿Big Data?

10 Marzo, 2021

Por ADRIANA ARJONA

Según Sergio Isaza, presidente de la Federación Médica Colombiana, si el programa de vacunación contra el Coronavirus se maneja en el país como hasta el momento lo ha propuesto el Gobierno Nacional, tardaremos cinco años en lograr que todos estemos vacunados. ¡Cinco años! 

Dentro de cinco años habrán pasado diez de cuando en 2015, Bill Gates dio una charla a través de la plataforma TED Talk llamada: “¿La Próxima Epidemia? No estamos preparados”. En esa charla el magnate advertía que la próxima gran amenaza para el mundo no se vería como el temido hongo que deja una explosión nuclear sino como una bola diminuta repleta de  pinchos, un virus, tan popular ahora que hasta emoji tiene. 

El cofundador de Microsoft tenía razón: la población mundial lleva un año enfrentándose a un virus altamente contagioso, imparable, que no distingue raza, credo, posición económica ni fronteras, y que tiene una incesante capacidad de cambio: la cepa sudafricana, la inglesa, la brasilera. 

Gates no solo tuvo razón en que un virus pondría en jaque al mundo, acertó también en que no estábamos preparados. En el último año ha sido preciso correr para subsanar el hecho de que el mundo, y en especial los países más pobres, no cuenta con la infraestructura necesaria ni con el personal médico suficiente. Ha sido una carrera contra el tiempo conseguir los equipos que no alcanzan, implementar los mecanismos para convocar voluntarios y organizar la logística para preparar a la gente que está al frente de una situación tan inconmensurable. 

El mundo sigue luchando contra la Covid-19 y Bill Gates, de nuevo Gates, ya habló de prepararnos para otra pandemia. 

  No hay que ser un experto en Big Data para cruzar esta información y saber que a Colombia se la llevará el diablo: faltan cinco años para que estemos todos vacunados y en medio de la lucha contra esta pandemia tendremos que enfrentar otra. Hasta un alumno de pre-escolar se escandalizaría. 

  Sabemos que ningún país o dirigente del mundo estaba preparado para el Coronavirus. Pero también sabemos que las cosas se han manejado infinitamente mejor en otros países latinoamericanos que en el nuestro. 

El actual (des)gobierno ha demostrado ser un verdadero desastre. Un insulto a la inteligencia, en realidad. No solo somos un país pobre sino que actuamos de manera miserable: miserable es que Colombia llegue casi al último a la compra de vacunas, miserable es que se compren 50.000 vacunas y hablen de “estar cumpliéndole a Colombia”, miserable es que se extravíen centenares de vacunas cerca al Ubérrimo, miserable es que lleguen 190.000 vacunas más y muchas de ellas se pierdan por no saber mantener la cadena de frío, miserable es que sigan pensando que podremos estar vacunados todos en 5 años. 


Pero más miserable aún es que nosotros, como ciudadanos, lo aceptemos. Miserable es que la gente salga en masa a comprar cuando anuncian el día sin IVA, pero que no salgan hordas a exigir un mejor manejo en esta etapa de vacunación “masiva”. Miserable es que las mujeres salgan a marchar (con violencia) contra la violencia de género pero no por la vida  de todas, todos, todes, tod@s, que está en riesgo inminente a causa de un personaje que ni puede decir de manera correcta la letra con la que empieza el nombre de su país. Así lo “querió” la mayoría. 

¿Hasta cuándo? ¿Cuándo nos pondremos de pie? ¿Cuándo entenderemos que el derecho a la salud de todos los que vivimos en este país está siendo vulnerado por un gobierno irresponsable y cínico? ¿Cuándo saldremos en masa no por un televisor sin IVA, ni a romper una estación de Transmilenio en el día de la mujer sino a defender un derecho humano que están pisoteando frente a nuestros ojos a diario? 

Tal vez nunca. Porque parecería que en Colombia la vida no es importante. Por eso el ex Ministro de Defensa, que en paz descanse, se atrevió a proponer el término “asesinatos colectivos” en lugar de masacres. Si la vida no importa, ¿para qué salir a manifestarse para que sea respetado nuestro derecho a la salud?